La importancia de una buena postura en el puesto de trabajo

Noticias

Tras un año con la convivencia del virus Covid-19 es relevante recordar las posiciones correctas, que se deben adoptar, tanto en teletrabajo como en la oficina.

Comedores, living, dormitorios y otros lugares de nuestras casas se han debido adaptar, para poder realizar quehaceres laborales y escolares. Las familias se han visto en la necesidad de modificar ciertos espacios del hogar y convertirlas en salas de clases, oficinas e incluso gimnasios, para hacer actividad física en esta pandemia. Muchas veces estas actividades se desarrollan sin contar con el mobiliario, equipamiento o infraestructura necesaria.

En este sentido y entendiendo que el trabajo y la educación virtual tiene diversos factores de riesgo para la salud, el subdepartamento de Salud del Trabajador del Servicio de Salud O´Higgins entregó ciertas pautas de prevención de estos elementos, asociados al trabajo o al estudio frente a la pantalla de visualización de datos.

Al respecto, Bárbara Preez, kinesióloga y asesora subdepartamento Salud del Trabajador, indicó que "Existen variables que debemos considerar cuando queremos destinar un espacio físico en nuestro hogar como estación de trabajo/estudio, de los cuales se destacan los siguientes: equipamiento tecnológico (computador, laptop, tablet, etc.), mobiliario y posibilidad de moverse o cambiar la postura".

"Dentro de las recomendaciones más relevantes se encuentran ubicar el monitor al frente y a la altura de los ojos, evitando mantener el cuello flexionado de forma excesiva. Es recomendable contar con un teclado independiente, mouse y, dependiendo de las características físicas de la persona o niño, un soporte que permita elevar el monitor. Si no posee alzador puede usar libros para elevar el monitor a su altura más cómoda", apuntó.

La profesional prosiguió señalando que "En cuanto al mobiliario es indispensable contar con una superficie de trabajo amplia, que permita ubicar los elementos de trabajo/estudio cómodamente. Respecto a la silla, debe ser lo más cómoda posible, donde el escritorio no quede demasiado alto ni la silla muy baja o viceversa. Si es necesario ocupe cojines en el asiento y respaldo para "llenar" los espacios. Los pies siempre deben estar completamente apoyados en el suelo. Si no alcanza, ponga libros, una caja plástica o cualquier cosa que evite que los pies queden colgando".

Finalmente, la kinesióloga indicó que "Hay que mencionar que estas recomendaciones anteriores constituyen la base para poder mejorar las condiciones ergonómicas de los puestos de trabajo/estudio. Es fundamental que estas recomendaciones se combinen con el cambio de posición sedente a bípedo. Realizar pausas que permitan la deambulación o actividad física es importante para prevenir dolencias o lesiones", culminó.